¿Qué tipos de fondos de inversión hay y en qué tengo que fijarme antes de contratarlos?

Los fondos se clasifican por familias según su forma de invertir. Así, podemos encontrarnos con:

  • Fondos de renta fija: son aquellos que invierten todo su patrimonio en bonos (deuda) gubernamentales o de empresas. Por supuesto, no todos los bonos son iguales (no todos los países o empresas que los emiten dan las mismas garantías) y su riesgo es diferente.
  • Fondos de renta variable: invierten todo su patrimonio en acciones. Puedes invertir en fondos de renta variable española, europea o estadounidense. También en sectores temáticos como el tecnológico o sanitario. Las posibilidades son casi interminables.
  • Fondos mixtos: combinan la inversión en deuda (renta fija) y acciones (renta variable). Puedes encontrar fondos mixtos de renta fija en los que la parte invertida en bonos (deuda) es mayor que en acciones y fondos mixtos de renta variable, en los que la proporción de bolsa es mayor que la de deuda.
  • Fondos garantizados: son productos que garantizan que recuperarás el dinero invertido en ellos.
  • Fondos monetarios: estos fondos suelen invertir en deuda pública a corto plazo (no más de 18 meses de duración). Estos productos están pensados para los inversores más conservadores.

Si vas a contratar, no pierdas de vista…

Todos los fondos tienen un Documento de Datos Fundamentales para el Inversor (DFI), que está aprobado por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) y que tu banco debe facilitarte. En el DFI encontrarás, entre otras cosas:

  • La categoría del fondo: si es de renta variable, renta fija a corto o largo plazo, garantizado…
  • Las comisiones del fondo y sus costes.
  • El perfil de riesgo: en una escala del 1 al 7 en el que 1 es el nivel de riesgo más bajo y 7 el más elevado.
  • La política de inversión: con qué criterios invierten los gestores de tu fondo.



Cada Fondo de Inversión tiene unos riesgos asociados específicos y un nivel de riesgo que puede ser consultado en el documento de Datos Fundamentales del Inversor, si bien los riesgo asociados a estos productos pueden ser geográficos o sectoriales, de mercado, crédito, liquidez, tipos de interés, divisas o de inversión en derivados